Europa

Las 10 mejores ciudades europeas para viajar con niños

Desde Ámsterdam hasta Berlín y de Islandia a Dinamarca, hay más lugares para visitar con niños de los que podríamos haber imaginado jamás. Desde castillos de cuentos de hadas hasta el zoológico más antiguo del mundo, a parques de atracciones y paseos en barco, restaurantes y museos destinados a la familia; descubrirá que viajar con niños a Europa es más fácil de lo que pensaba. Atrás han quedado los días en los que viajar con niños al extranjero está mal visto y se dará cuenta de que cada vez hay más ciudades que se preparadas para ser propicias para niños. Desde padres con bebés pequeños hasta aquellos que tengan hijos adolescentes, hay algo que hacer para todos. ¡Prepárese para llevar a sus criaturas a las vacaciones de sus vidas! Así que relájese, tómese un café, consiga un bolígrafo y siga leyendo para descubrir las diez mejores ciudades de Europa para viajar con niños.

1. Copenhague, Dinamarca

Castillos de cuento de hadas, inspiradores paisajes, edificios de colores brillantes y una cultura donde tanto niños como adultos son tratados por igual hacen de Copenhague una de las primeras paradas en Europa si la visita con niños. Cuenta con uno de los dos parques de atracciones más antiguos del mundo; es una ciudad tan agradable para los niños que tendrán ganas de quedarse aquí para siempre. Planeta Azul es el acuario nacional de Dinamarca y es considerado el más grande en el norte de Europa; la emoción está asegurada tanto para niños como para sus padres por igual, con sus paredes de agua y más de 20.000 animales. Copenhague no sólo tiene un centro de ciencias, un zoológico, un museo para niños y uno de los museos al aire libre más grandes del mundo, sino que también ofrece parques para relajarse y en donde los más jóvenes pueden correr salvaje y libremente.

2. Ámsterdam, Países Bajos

Cuando piensa en Ámsterdam, una ciudad adecuada para niños no es lo primero que se le pasa por la cabeza; no obstante, la cultura relajada de esta ciudad la hace ideal para unas vacaciones familiares. Esta llena de comida que los niños adoran, como las patatas fritas y las tortitas y ofrece mucho más que irse de cervezas y de juerga a la zona roja. Es una ciudad agradable para pasear y hay excursiones por los canales que ofrecen vistas impresionantes para los que estén cansados de tanto caminar. Hay bicicletas por doquier, por lo que es una buena idea alquilar una y pedalear por la ciudad. No se pierda el museo Tropen, donde en verano el techo se transforma en una playa. Vondelpark, el parque más famoso de Ámsterdam, dejará alucinados a los más pequeños con su piscina, su parque infantil y su cafetería.

3. París, Francia

La ciudad más visitada de toda Europa no podía quedar fuera de esta lista. Desde artistas callejeros en cada esquina hasta sabrosas delicias en cada escaparate, sus hijos se lo pasarán en grande en esta ciudad. No podrá perderse la Torre Eiffel, donde tendrá que decidir entre subir las escaleras o coger el ascensor; los niños se deleitarán con la enormidad de la misma, incluso más que usted. Los Jardines de Luxemburgo son un lugar ideal para que los niños ejerciten sus piernas y participen en carreras de veleros, se monten en el famoso carrusel y visiten casi 100 estatuas que bordean el parque. Con museos, parques y galerías adecuados para los niños, las posibilidades son infinitas. La facilidad de viajar en metro hace que este destino sea de visita obligada.

4. Reikiavik, Islandia

Una ciudad segura y compacta que les dé la bienvenida a niños de todas las edades, sin duda debe encabezar la lista de factores importantes a tener en cuenta al llevar a sus hijos a Europa. Afortunadamente Reikiavik ofrece no sólo eso, sino muchas otras actividades destinadas a la familia. En una cultura en la que los bebés a menudo se dejan durmiendo en sus cochecitos mientras los padres compran dentro; esta es sin duda una ciudad que no querrá perderse. Desde aguas termales con piscinas y toboganes hasta las luces del norte para observar ballenas seguido de armaduras de vikingos; esta ciudad tiene un sinfín de cosas que hacer para todas las edades. Escale hasta la cima del monte Esja, hágase amigo de la vida silvestre en el lago de Tjörnin o pruebe montar a caballo por los valles.

5. Londres, Inglaterra

Harry Potter, Paddington Bear, Marry Poppins, Peter Pan; ¿en qué otro lugar del mundo podrán tanto padres como niños por igual descubrir el lugar de nacimiento de estos personajes infantiles clásicos si no es en Londres? Castillos, torres y auténticos guardias reales emocionarán a niños de todas las edades. Una gran ventaja al visitar Londres es la cantidad de museos gratuitos y descuentos en el transporte público. Para los amantes de los parques, prepare un picnic y vaya al parque St.James, donde podrá caminar hasta el Palacio de Buckingham a través de Green Park en dirección a Hyde Park y toparse finalmente con los jardines de Kensington. Para los más pequeños interesados ​​en la armería, no deje de visitar la Torre de Londres para ver un impresionante despliegue de armamento y de joyas de la corona.

6. Barcelona, ​​España

Con colores vibrantes a largo de las calles y con una cultura agradable para los niños, Barcelona pide ser descubierta tanto por adultos como por niños. La Rambla, la calle más famosa de Barcelona, se llena de artistas callejeros que tragan fuego, hacen malabares con espadas y deleitan a los más pequeños. Si se siente aventurero, tome un telesilla hasta la cima del Mirador de Colom, donde tendrá unas vistas excepcionales del puerto. Una cosa que no querrá perderse es el Museo de Chocolate, donde tendrá la oportunidad de participar en la elaboración y en la degustación de todas esas delicias hechas de chocolate. Por último, pero no menos importante, vaya a visitar el Tibidabo, un parque de diversiones que cuenta con una noria antigua y con otros lugares encantadores.

7. Viena, Austria

Además de tener uno de los mejores sistemas de transporte público del mundo, Viena ha ido más allá para hacer de ella una ciudad amistosa para los niños. El palacio de Schonbrunn debe ser la primera parada en boxes en su aventura por este lugar. Esta llena de jardines, cuenta con el zoológico más antiguo del mundo; una visita al palacio y al museo de los niños y se dará cuenta de que ha pasado un día entero aquí. El Belvedere es un museo de visita obligada en este viaje y puede tener fácilmente a los niños entretenidos con un libro de detectives de arte especial que les permitirá embarcarse en una búsqueda del tesoro por todo el museo. Un viaje a Viena no estará completo sin un helado y un paseo en carruaje por la ciudad. Siéntese, relájese y disfrute de las vistas.

8. Roma, Italia

Donde los lugareños admiten que los niños corran de acá para allá, donde la pizza es la comida preferida y la historia está llena de gladiadores y batallas; esta ciudad es un paraíso para los niños. Aunque hay que caminar bastante para recorrer Roma, hay una serie de alternativas tales como los autobuses, donde se baja y se sube donde quiera, los bici taxis y el metro, que hacen que moverse sea mucho más fácil (y divertido). Con fuentes de agua en cada esquina, escalones para subir y el antiguo Coliseo para ser explorado, no es de extrañar que tantas familias viajen aquí cada año. Un chapoteo en la Fontana de Trevi, un helado en la parte superior de la Plaza de España y un hotel cerca de la playa para relajarse harán de estas vacaciones una experiencia inigualable.

9. Berlín, Alemania

Durante la última década, Berlín se ha convertido en un destino de vacaciones para niños asequible, y fue nombrada la mejor ciudad para familias de Europa en 2014. Junto con el popular LegoLand y con Aquadome está Kollwitz Platz; el oasis más afín para la familia de todo Berlín. Alineado con puentes de madera y lleno de juegos infantiles y de tiendas para adultos, este es un lugar para no perderse. El parque zoológico más antiguo de Alemania también se encuentra en Berlín, y se enorgullece de albergar el mayor número de especies del mundo. A los niños les encantará el arte grafiti de Berlín, a menudo conocido como lienzo urbano. Si haber sido nombrada la mejor ciudad de Europa para familias no es suficiente para convencerlo, tal vez lo hagan los museos, las enormes habitaciones de hotel y los kilómetros de carriles para bicicletas, así como la deliciosa carne de la calle.

10. Lisboa, Portugal

¿Dónde más podrá ir a comer y disfrutar de una comida tranquila con una botella de vino, mientras que sus hijos están felizmente ocupados en la zona “sólo para niños” del restaurante? Lisboa no sólo ofrece numerosos restaurantes donde mamá y papá podrán disfrutar de un tiempo de calidad juntos, sino que también ofrece muchas otras actividades para toda la familia. Desde relajarse en una de las muchas playas mientras que los niños se divierten en el agua, hasta subirse a un tranvía para explorar la ciudad; Lisboa está llena de aventuras. El castillo más grande de la tierra anima a los niños a sumergirse profundamente en un mundo de mazmorras, dragones, reyes y reinas. El acuario y el zoológico permiten tener encuentros cercanos con la fauna de todo el mundo.

 

X